LA CALIFICACION SE ESFUMA

En plena caída libre viene el Irapuato. Con su segundo revés consecutivo, las posibilidades de jugar una liguilla se vienen esfumando.

Irapuato Cayó 0-2 Ante Pachuca

José De Jesús Morales.- No hay momentos idóneos para aceptar derrotas, pero también existen los menos oportunos por las consecuencias que éstas acarrean. Eso parece estarle pasando al equipo Irapuato, pues luego de un arranque sensacional que hizo crear ilusiones en el grupo, así como en su afición, lamentablemente se están diluyendo tras este nuevo revés ahora ante Pachuca 2 goles por 0 y con ello, la calificación a la liguilla de la segunda división premier que parecía ser cosa de trámite, se viene esfumando.

Sí, porque con este resultado, aún sin conocerse el resto donde estarán los equipos involucrados en la lucha por calificar, los freseros pueden bajar varios peldaños, tanto en la general como porcentual y eso, a sólo dos fechas de culminar la temporada regular, sí es para preocuparse u ocuparse.

En jugadas a balón detenido, Irapuato intentó hacer daño pero no tuvieron éxito. En la gráfica se mira cómo se le escapó muy cerca el esférico a Duvier
En jugadas a balón detenido, Irapuato intentó hacer daño pero no tuvieron éxito. En la gráfica se mira cómo se le escapó muy cerca el esférico a Duvier

EL JUEGO

Por principio de cuentas debe señalarse que a la hora del cotejo, se soltó tremendo viento que hacía imposible tener un buen manejo con el esférico.

Irapuato tuvo la fortuna de tenerlo de aliado a la hora de avanzar, pero a la vez, eso exigía que el servicio fuera exacto pues cuando no era así, simplemente se perdía por la velocidad que tomaba.

NO HAY GOL

Definitivamente, la portería rival se le ha cerrado al equipo Irapuato. Independientemente de que no son constantes las jugadas bien elaboradas que lleven al marco contrario, cuando se dan las opciones por la vía que sea, simplemente no hay tino y eso volvió a verse esta ocasión.

Primero fue Aléxis Silva cuando en un corner saltó más que nadie, además estaba totalmente desmarcado, pero su testarazo salió muy pegado al poste derecho de la meta defendida por José Manuel González.

Kevin tuvo otra buena opción, cuando en jugada individual, de las pocas en las que salió airoso, cuando se plantó frente al portero tuzo, su disparo fue directo a éste y se ahogó el grito de gol.

Es verdad, Pachuca también tuvo dos opciones claras de gol. Una de ellas incluso dio en el poste a disparo de Luis González, que entre paréntesis fue una pesadilla.

Los pupilos del argentino Silvio Rudman se supieron adecuar mejor a las inclemencias del viento desatado. Y no inventaron nada nuevo, simplemente hicieron lo conveniente.

Cómo? Bueno, juntándose, tocar en corto, evitar los balonazos y buscar llegar hasta la meta contraria por esta vía y sobre todo, terminar las jugadas con disparos desviados si se quiere, pero ahí terminaban.

Irapuato, por su parte, nunca supo cómo evitar que el viento les causara problemas en sus avances. En ocasiones buscaban la jugada personal y casi siempre perdieron.

Además, en esta ocasión Kevin Favela fue muy bien estudiado por el rival, ya que no le permitieron libertades y como además, no anduvo tan fino como es su costumbre pues huelga decir que ahí se perdió un alto porcentaje en la ofensiva fresera.

Sí, porque no son insistentes a jugar por las bandas. Si acaso Angulo quien inició como volante por derecha lo intentó algunas ocasiones, pero al no contar con el apoyo de su lateral que le hiciera la pasada para al menos quitarle una marca, siempre fue víctima del 2 contra 1.

Balta, siempre luchando pero de espaldas al marco, botándose para servir de apoyo, pero nada les dio resultado. Falta de trabajo a la ofensiva es notorio en el cuadro fresero.

Lozoya voluntarioso, pero sin aportar lo que se esperaba actuando por la izquierda. Estrada y Edson muy amarrados allá en la defensiva. En fin, un equipo muy fragmentado y así, reiteramos, resulta complicado.

Para la parte complementaria con el marcador sin goles reiniciaron las acciones y nada cambiaba. Pero Pachuca supo cómo definir una jugada que en apariencia no significaba peligro.

Se la dieron por la banda derecha, estaba de espaldas a la meta de Capellini y muy lejos, pero Estrada y demás que sólo faltó le tendieran alfombra roja, le dieron la oportunidad de tocar a un compañero y éste se la regresó para dejarlo solo frente al arquero fresero y lo fusiló. Con esa tibieza, simplemente no se puede competir.

No era grande la diferencia entre un equipo y otro, pero Pachuca supo aprovechar perfectamente una de sus opciones. Aún así se esperaba la reacción fresera.
Incluso, se repitió aquello de que Irapuato pudo hacerse notar en el marcador cuando en otro tiro de esquina, el balón llegó justo a la testa de Aléxis Silva, pero su remate fue directo a las manos del portero.

El tiempo transcurría y la desesperación se apoderó de los azulgrana. No hilaban tres pases. No concluían las jugadas, perdían fácilmente la posesión del esférico.

Y vino el segundo gol que selló el resultado. Un corner al área fresera, rechazaron, recentraron y Duvier descompuesto y todo despejó con la cabeza hacia lo alto y todo mundo se quedó contemplando la trayectoria del esférico que cayó a los píes de Edgar Ayala ahí en los linderos del área, quien tuvo todo el tiempo para hacer su disparo fuerte y anotar el 2-0. Iban 65 minutos de tiempo corrido. Dormidos los azulgrana se vieron en esta jugada.

VINIERON LOS CAMBIOS

Fue hasta ese momento cuando el técnico Ernesto Sosa ordenó dos movimientos. Trajo a Felipe Barrientos y Jorge Luis Almaguer a ocupar los lugares de Angulo y Estrada.

Y se vio lo que suele suceder cuando en la semana trabajan de una manera y a la hora de los partidos se hace algo diferente. El “zurdo” y el “andino” voluntariosos, no se puede negar, pero fuera del ritmo que el partido requería.

Además, reiteramos, Kevin quien hace jugar al equipo en su ofensiva, no estuvo en su día y con ello, el equipo acabó todavía más desdibujado. Lo que se intentó era más a base de riñones, de jugadas individuales y no de conjunto o crear acciones trabajadas.

Sólo se recuerda un pase de Kevin (de los pocos permitidos) a Felipe y éste a velocidad dejó su marca pero como iba muy cargado a la orilla, no tenía mucho ángulo y su disparo salió pegado al poste derecho.

Vino Arturo para hacerse cargo de la contención, porque desde el inicio del encuentro no contó con un elemento de esas características como escudo. Muy tarde, pues si bien ya no hubo peligro en la meta de Capellini, la desventaja no se pudo descontar.

Una nueva derrota para el Irapuato. Se ha quedado con 24 puntos y con un cociente de 2.000. Está en grave peligro de quedar fuera de la liguilla. Aún le restan dos compromisos y creemos tiene en sus manos lograr el objetivo, pero como se viene observando el equipo, sinceramente se complica más aún.

Hay tensión en el grupo. No existe esa alegría que los caracterizaba cuando los resultados positivos llegaron en buen número. Mucho se tendrá que trabajar para devolverles el gusto por jugar y por buscar las victorias.

ARBITRAJE

Omar Jaime Hernández fue el central, lo auxiliaron Rafael León Romero y Christian Rosendo Hernández. No es novedad lo bajo de nivel de este señor, ya se le ha visto en otras